El agua de tu piscina está constantemente recibiendo polvo y microorganismos que no siempre quedan en la superficie, muchos de estos quedan adheridos a las paredes del fondo, volviéndolos resbaladizos.

Es por ello, que debes escoger el limpiafondos que mejor favorezca a tu piscina, ya que todas las piscinas no son iguales, y no suelen estar expuestas a los mismos ambientes.

Limpiar tu piscina manualmente es un trabajo arduo y duro, que sin duda alguna te robará muchas horas de tiempo y descanso. Actualmente, en el mercado existen muchos limpiafondos de diferentes tipos y modelos que se ajustarán muy bien a tu piscina.

Sin embargo, a la hora de comprar tenemos que tener en cuenta qué limpiafondos es el más adecuado para limpiar tu piscina.

¿Cómo elegir el limpiafondos más adecuado para tu piscina?

 A continuación, te mostraremos los puntos claves a tener en cuenta a la hora de elegir un limpiafondos:

  • Hay que saber las dimensiones de tu piscina, forma, profundidad y tipo de construcción, si es de hormigón, cerámica, linner o poliéster, entre otras. Se tiene que buscar un limpiafondos que sea capaz de cubrir los metros cuadrados que disponga tu piscina.
  • Tener en cuenta qué tipo de revestimiento tiene el fondo de las paredes de la piscina, si posee escaleras o accesorios empotrados en el vaso.
  • De hecho, si no se ha construido la piscina hacer un esquema de posibles conexiones a futuro de limpiafondos.

Tipos de limpiafondos según el tipo de piscina que tengas

Los tipos de limpiafondos más recomendables según el tipo de piscina son:

Limpiafondos eléctricos

Es totalmente automático e independientes, no tiene necesidad de estar conectados al sistema de filtración de la piscina.

Estos son impulsados por sus propios motores y tienen otro motor que aspira la suciedad y residuos, que van directamente a una bolsa de filtro que tienen los limpiafondos eléctricos. Por lo general, suelen tener tres motores, ya que, a mayor capacidad de movimiento, mayor efectividad de limpieza.

Limpiafondos hidráulicos de aspiración

Estos son propulsados por el sistema de filtración y recorren todas las paredes del fondo de la piscina de manera aleatoria.

Toma el tiempo necesario de limpieza, y por lo general suelen ser más grandes que los limpiafondos eléctricos. Su fuerza proviene de la potencia de la bomba de filtración de la piscina. No requieren de vigilancia. Es ideal para piscinas grandes.

Limpiadores hidráulicos por presión

su energía proviene del sistema de depuración, este se conecta al retorno de la piscina.

Normalmente también requieren de una bomba adicional y están equipados con bolsas filtrantes que recogen todas las impurezas, evitando que estas lleguen al prefiltro de la bomba.

Sin embargo, necesitarás ajustar la llave de aspiración para que así su funcionamiento sea correcto, es decir, si tiene poca potencia este no avanzará por el suelo de la piscina.

Limpiafondos de baterías

Estos son los más recomendables para piscinas desmontables, ya que no poseen sistema de depuración.

Suelen ser muy prácticos, al igual que los eléctricos devuelven toda el agua que aspiran y no se necesita regular el pH.

Limpiadores manuales

Son una opción muy asequible. Sin embargo, esta requiere un poco más de tiempo, exigencia y agua, ya que, al usarlos, por lo general, la piscina pierde agua.

Limpiar la piscina con un limpiador manual. Lo primero que se tiene que hacer es enviar toda el agua al desagüe, para así evitar que las impurezas se vayan por completo al filtro, aunque las siguientes limpiezas se pueden hacer depurando el filtro nada más y por consiguiente no se pierde agua.

Es ideal para piscinas pequeñas de pocas proporciones.