Con el alto coste de las cosas, necesitamos buscar formas de ahorrar a largo plazo. Cuando el frío intenso llega, la calefacción puede generar recibos muy caros que terminan helando nuestros huesos. La caldera de biomasa resulta muy útil y eficaz para calentar nuestro hogar a un coste inferior y con un manejo sencillo y confortable.

Caldera de biomasa

Biomasa se definido como un conjunto de productos energéticos biodegradables y renovables que proceden de materia orgánica biológica. En otras palabras, la combustión está hecha de material orgánico (desechos de madera, huesos de aceitunas, almendras y otros materiales). El coste de este tipo de calderas a largo plazo resulta ser inferior a otros sistemas de calefacción.

Para su combustión se suele utilizar pellets, los cuales son serrín obtenido de desechos de carpinterías, que tienen la particularidad de contar con un gran poder para generar calor. La biomasa es de bajo coste con respecto a los otros combustibles de calderas, de modo que nos aporta un beneficio inmediato al bolsillo.

Funcionamiento de una caldera de biomasa

El sistema de funcionamiento es similar que las calderas de gas. Durante la combustión se genera calor, el sistema de la misma procura recuperar ese calor generado con el objetivo de incitar el calentamiento del agua del circuito de la caldera. Este es el caso de las calderas hidrotérmicas, de esta forma el agua caliente genera calefacción mediante el circuito del mismo.

Para la instalación de las calderas de biomasas se necesita más espacio, debido a que hay que considerar el depósito del biocombustible. El equipo de la caldera se comunica mediante un tornillo de succión tipo gusano para obtener el combustible (pellet) necesario para su óptimo funcionamiento.

En el mercado existe una diversa variedad de calderas, las cuales funcionan con distintas biomasas:

  • Calderas de pellets

Este tipo de calderas funcionan solo con Pellet (biomasa procesada). En esta categoría existen las calderas de condensación, las cuales son muy útiles. Aunque su tamaño es pequeño, tienen la capacidad de ahorrar biocombustible.

Es importante destacar que los combustibles pellet proporcionan una variedad de ventajas. Por ejemplo, el pellet resulta ser muy económico, algo que no podemos decir del gas y el gasoil. Es de fácil almacenaje, no requiere de cerillas para encender y no es volátil ni explosivo, lo que le confiere seguridad en su utilización.

  • Calderas Mixtas

En este tipo de calderas se pueden utilizar varios combustibles. Los más usados para su utilización son los Pellets y la leña. Es de fácil manejo y se puede cambiar el biocombustible de inmediato sin ningún inconveniente.

  • Calderas de biomasa

Estas calderas ofrecen más libertad en el uso del biocombustible, por lo que puedes utilizar el que tengas a disposición. La desventaja marcada, es que, para hacerla funcionar con una biomasa distinta, se requiere reprogramar el equipo. Para ello deberás tener conocimiento mínimo del tema. Si no tienes la preparación adecuada al respecto, es preferible que lo haga un profesional en la materia.