¿Qué es la biomasa?

Cuando nos referimos a biomasa, hablamos de los residuos orgánicos animales y vegetales. La biomasa hoy en día es utilizada como combustible para generar energía.

El uso más común de este combustible, es la calefacción, refrigeración y producción de agua caliente.

Este material orgánico, por lo general, se centra en residuos obtenidos de la actividad agropecuaria, silvicultura y otras.

La utilización de este combustible puede ser muy útil tanto para las industrias como para uso doméstico. Simplemente se debe conocer bien sus pros y contras.

La biomasa en tiempos pasados, fue el combustible energético de mayor implementación.  Sin embargo, luego del surgimiento del petróleo y sus combustibles derivados, la biomasa pasó a estar en segundo plano.

En la actualidad, debido a diversos factores, la biomasa como alternativa respetuosa para el medio ambiente y su uso como combustible, se ha incrementado de gran manera.

Además, la biomasa está siendo retomada en diversos proyectos, en principio con la necesidad de ayudar a mejorar los hábitos con el medio ambiente y reducir costes.

El uso de la biomasa con una alternativa de combustible, posee una clara desventaja, y es que no es tan funcional como los combustibles fósiles.

No obstante, debido a los diversos cambios climáticos y demás factores que afectan al planeta hoy en día, es necesario volver a estas medidas.

¿Por qué la biomasa es amigable con el ambiente?

La razón de esto, es principalmente que el combustible de biomasa no produce contaminación ambiental.

Mientras que, por otro lado, los combustibles derivados de los fósiles producen gases nocivos para el medio ambiente.

La emisión de gases que produce la combustión de la biomasa es de CO2. No obstante, éste en un CO2 neutro.

Por ende, no daña al medio ambiente, debido a que se trata de la combustión de materia orgánica.

Una ventaja notable del uso de la biomasa, es el reciclaje. Dicho proceso se realiza luego de que los desechos industriales, pasan a ser usados como combustible de biomasa.

El uso de la biomasa como combustible, no genera un aumento del efecto invernadero. Esto se debe en gran parte, a que el dióxido de carbono expulsado al ambiente, es un residuo.

Es decir, se puede devolver al ambiente, el dióxido de carbono previamente tomado. Por lo tanto, el dióxido de carbono no es expulsado, manteniéndose un equilibrio considerable.

Combustibles fósiles en el ambiente

El uso de los combustibles fósiles, a diferencia de los combustibles de biomasa, supone un alto nivel de contaminación al ambiente.

Esto se debe en principio, a los gases expulsados al realizar combustión de los combustibles fósiles.

Dichos gases son nocivos y se componen principalmente de monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, compuestos de azufre, entre otros.  Todos estos gases son expulsados al aire, por lo general, en nubles de cenizas.

Hoy en día, existen algunas tecnologías queayudan alimpiar un poco los residuos generados por la combustión de derivados fósiles.

Sin embargo, estos métodos no son del todo eficientes. Por esta razón, es que se están implementado diversos proyectos con biomasa para la obtención de energía.